sábado, 14 de julio de 2012

Con tomate, pan, aceite... Salmorejo.



El salmorejo lo he tomado de muy distintas maneras.

La base: tomate rojo y maduro, el pan: bregado o candeal, el aceite: oliva virgen y la sal no pueden faltar. Son los ingredientes esenciales de este plato andaluz. Lo he tomado con tenedor y con cuchara, servido en fuente onda y en sopera. Con picadito de jamón serrano y huevo duro. Hay quienes le añaden ajo. Aunque me gusta respetar las costumbres y tradiciones de los lugares, el otro día a falta de jamón serrano y huevo duro, me decidí a presentarlo con un picadito de tomate y pepino. 
¡Estaba buenísimo!

Esta sopera tiene 2 kilos de tomates rojos (maduros), 200 gramos de pan candeal, un buen chorro de aceite de oliva virgen, sal a gusto.

Trocear el pan y los tomates (encima del pan) para que se empape. Añadir el aceite y la sal. Triturar hasta que quede una pasta fina. Pasarla por el chino y servir muy frío.

Aprendí un dicho de Andalucía que me gustó a la hora de tomarlo que esté en su punto: "El pescaito tomarlo rápido para que no se enfríe y el Salmorejo para que no se caliente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario